Sorpresa y malestar por cambio de modelo de institucionalidad en el área de patrimonio

ministroweb

En reunión del 14 de diciembre de 2015, de la mesa de trabajo de los gremios de culturas, arte y patrimonio encabezadas por Anfucultura y Anfudibam y trabajadores del Consejo de Monumentos Nacionales con el Ministro Ernesto Ottone y asesores legislativos y presupuestarios, fuimos informados a grandes rasgos, de los temas centrales de la propuesta de la nueva institucionalidad cultural que será firmada este jueves 17 de diciembre por la Presidenta Michelle Bachelet para su envío al Congreso.
En el encuentro se nos mostraron avances en torno a las propuestas realizadas por los y las trabajadores, varias de ellas acogidas, y que consideramos como logros:

  • Asegurar la participación en la construcción de los reglamentos y decretos con fuerza de ley para la estructura orgánica y las plantas y el encasillamiento de las y los funcionarios del nuevo Ministerio.
  • Asegurar en la ley la participación de un representante elegido por las asociaciones de funcionarios en el Consejo Nacional de las Culturas, las Artes y el Patrimonio, lo que permitirá por primera vez contar con la opinión de las y los trabajadores en el órgano que revisará el presupuesto y las políticas en materia de Cultura y Patrimonio.
  • Asegurar en la ley la existencia de plantas fiscalizadoras para la secretaría ejecutiva del Consejo de Monumentos Nacionales, aunque sin propuesta de grados de inicio y término.

No obstante lo anterior, la sorpresa fue mayúscula al ser notificados de un cambio radical de modelo, distinto al trabajado por las asociaciones y conocido por los trabajadores en los encuentros institucionales de ambos servicios. A saber:

Pasamos de consensuar y validar un modelo de:

  • Un Ministro(a): Autoridad máxima del Ministerio.
  • Una Subsecretaría de las Artes: Continuador del actual CNCA, con potestad de elaborar políticas y ejecutarlas.
  • Una Subsecretaría del Patrimonio Cultural: Continuador de la actual DIBAM, con potestad de elaborar políticas y ejecutarlas.
  • Quince Seremis: Mecanismo de descentralización para cultura, artes y patrimonio.

A un modelo impuesto por el ejecutivo, a dos días de la firma de la indicación sustitutiva, que consta de:

  • Un Ministro(a): Autoridad máxima del Ministerio.
  • Una Subsecretaría de las Artes: Continuador del actual CNCA, con potestad de elaborar políticas y ejecutarlas.
  • Una Subsecretaría del Patrimonio Cultural: El cual elaborará las políticas patrimoniales, sin mayor definición.
  • Quince Seremis: Mecanismo de descentralización para cultura, artes y patrimonio.
  • Un servicio público dependiente, llamado Servicio Nacional del Patrimonio Cultural que sería continuador de la actual DIBAM, ejecutivo de las políticas diseñadas por la Subsecretaría respectiva.
  • Quince Direcciones Regionales: Mecanismo de descentralización del Servicio Público.

Este servicio público incluiría:

  • Patrimonio Material e inmaterial, culturas y patrimonio indígena.
  • Secretaría ejecutiva del CMN
  • Instituciones nacionales Patrimoniales (AN, BN, MNBA, MNHN, MHN, Cineteca)
  • Sistema Nacional de Museos y Consejo Asesor de Museos
  • Sistema Nacional de Bibliotecas Públicas
  • Sistema Nacional Archivos, con Archivo Nacional a la cabeza
  • Registro de Propiedad Intelectual (DDI) y Centro Nacional de Conservación y Restauración (CNCR)

Esta nueva estructura, que no innova en cuanto a la relevancia institucional que tiene actualmente la Dibam, no refleja la voluntad expresada, tanto por el ejecutivo, como por los trabajadores, de contar con una institucionalidad del patrimonio robusta y moderna, preparada para enfrentar los desafíos futuros de nuestra nación. Supone una disminución de la jerarquía al quedar relegada nuevamente a un servicio público dependiente y de la importancia que se le entregará al patrimonio en esta institucionalidad. Asimismo, esta disminución de importancia muestra una nula propuesta de mejoramientos y homologación de grados comprometidos por la autoridad, ya que supone grados de inicio y término diferenciados según rango jerárquico. Es decir, se proponen grados de inicio y término superiores para el Ministerio y Subsecretarías y otros inferiores para quienes seremos parte del Servicio Nacional del Patrimonio.

Frente a este sombrío escenario, responsabilizamos a las autoridades de la Dibam de esta mediocre propuesta al ejecutivo en su conjunto y en particular, por no haber articulado una propuesta robusta para el área de la institucionalidad patrimonial. Hemos sido testigos de todas las proposiciones enviadas por el equipo técnico de la autoridad de la Dibam, que reflejaban estructuras tendientes a disminuir el poder de acción del área del Patrimonio. Este cambio en la estructura minimiza la relevancia de nuestro Servicio y mantiene la jerarquía que, durante más de 86 años, nos ha mantenido como un organismo dependiente y con carácter meramente ejecutor.

Anfudibam manifestó al ministro Ottone la disconformidad con este nuevo modelo, a lo cual respondió que no era el mejor de los escenarios y que no era lo que él esperaba producto de la falta de un trabajo mancomunado entre las autoridades, reconociendo que la Dibam necesita priorización. En esta reunión además se presentó un borrador de protocolo de acuerdo para revisar los grados de inicio y término y el traspaso de los honorarios. Ante lo cual las asociaciones concordaron condicionar su firma a la elaboración de una contrapropuesta que incluirá la solicitud del articulado final, el informe financiero y el detalle de las dotaciones.

 

Durante la presente semana llamaremos a asambleas sectoriales para entregar detalles de acciones y propuestas que llevaremos a cabo. Les llamamos a estar atentos y a manifestar su opinión en dichas asambleas.

 

Fraternalmente
Directorio Anfudibam

Anfudibam

Anfudibam

Leave a Comment